Nedstat Basic - Free web site statistics <$BlogRSDURL$> Disclaimer (también llamado VETE A LLORAR A OTRO SITIO, ATURDIDO)
miércoles, mayo 24, 2006
 
Buen intento...
... pero sitio equivocado.

;)

martes, marzo 21, 2006
 
Blossom
Presuntuosamente, mantuvo el convencimiento de que agua, abono y sol en cantidad suficiente traerían las flores. "No hay arriates improductivos", pensaba, "sólo carencia de cuidados. Las raíces son fuertes, florecerá tarde o temprano."

Primavera, verano, otoño, invierno... Las estaciones se sucedían, cada una con una poderosa explicación. Fueron las heladas. Fue el viento tardío. Fue la canícula implacable.

Debía saberlo mejor que él mismo pues, poco a poco, el abono fue espaciándose. El agua le era agradable a la tierra, pero la planta pasaba bien si ella. A qué cargar tanta regadera, tanto cubo.

Si al fin y al cabo es planta bella tal como es. Las flores no son imprescincibles. Quién quiere flores, que no son sino un adorno futil y pasajero.

Qué tiene de malo que el verde de hoy sea igual que el de ayer. Por qué razón el regalo de una flor que se abre hoy hace más amable esperar al mañana...

Así que guardó sus aperos y compró un limpiahogar en spray.

Mucho más práctico para cuidar un árbol de plástico.

lunes, marzo 13, 2006
 
The world is stone
Stone, the world is stone
It's no trick of the light
It's hard on the soul

Stone, the world is stone
Cold to the touch
And hard on the soul
In the grey of the streets
In the neon unknown
I look for a sign
That I'm not on my own
That I'm not here alone

As the still of the night
And the choke of the air
And the winner's delight
And the loser's despair
Closes in left and right
I would love not to care

Stone, the world is stone
From a faraway look
Without stars in my eyes
Through the halls of the rich
And the flats of the poor
Wherever I go

There's no warmth anymore
There's no love anymore

So I turn on my heels
I'm declining the fall
I've had all I can take
With my back to the wall
Tell the world I'm not in
I'm not taking the call

Stone, the world is stone
But I saw it once
With the stars in my eyes
When each colour rang out
In a thunderous chrome
It's no trick of the light
I can't find my way home
In a world of stone

 
El mundo es mediocre
El mundo es mediocre.

Casi por definición. Nuestros sueños elevan el listón a donde el mundo, pobre mundo, no puede llegar.

La búsqueda de la excelencia está condenada al fracaso, aunque a veces un pequeño éxito nos engañe en dirección contraria.

El mundo es mediocre. Gris. Sólo sale de su mediocridad para volverse pesadilla.

Nadamos, libres de recelo, por el mar de la mediocridad, pues las olas que se nos escapan entre los dedos serán sucedidas por otra igualmente mediocre.

lunes, febrero 27, 2006
 
La Invasión de los Ultracuerpos
Aparece a menudo citada como metáfora cinematográfica de la Caza de Brujas del senador McArthy.

Qué estrechez de miras. Con la cantidad de metáforas que hay.

jueves, febrero 09, 2006
 
Compra-venta de mentira
Rézala el número suficiente de veces, dila en voz alta siempre que tengas ocasión, que no se te caiga de la boca.

Di que eres alto, aunque seas un enano.
Dí que eres una persona de amplias miras, aunque tu estrechez intelectual no te permita concebir ni la redondez planetaria.
Di que eres tolerante, aunque pienses como un talibán.

Dilo las suficientes veces, y bastará. están deseando creerte.

Dí que eres una gran persona, una buena persona, de los mejores sentimientos, persona. Aunque por tu boca sólo salga rencor y mala baba. Aunque en tus actos no haya mayor generosidad que en los bacilos de un mapache infectado, dilo. Y alguien te creerá.

Dí que eres inteligente, una gran mente, capaz de penetrar en los más profundos aspectos de lo que te contaron en la universidad. Aunque no seas capaz ni de entender las instrucciones del vídeo sin que te las expliquen.

Dí que eres valiente, dilo tantas veces que la palabra se desgaste. Cuenta una y otra vez aquella estúpida anécdota imposible de encajar con la realidad que demuestras, que eso no te detenga, tú cuéntalo. No te preocupes, nadie repara en que no puedes andar solo por la calle de noche. Quién se va a fijar en eso.

Dí que amas. Dí que el amor, el afecto, te arrastran. Dí que el amor te mueve, que el cariño guía tu vida. Dilo sin rebozo. Quién va a saber que no te quieres ni a ti misma.

Dilo, y te creerán. Están deseando creerte. Si ellos compran tu mentira, tú comprarás la suya, y así funciona. Procura rodearte de grandes mentirosos, de aquellos que venden trolas por delante y por detrás, y que tienen en sí mismos a su mejor cliente. Eres la compañía ideal para ellos. No desdeñes a los pequeños comerciantes, pues ellos también desean tu producto.

Oh, triste garrapata, cómo no desear comprar tu mentira cuando tu verdad es tan mezquina y triste. Cuando tu verdad te humilla, cuando ni tú soportas tu miserable rostro en el espejo...

jueves, enero 06, 2005
 
La rueda del despropósito-deudas
En algún lugar de Ghana.

Osei brilla como una fruta recién lavada mientras azota la maleza con el machete. Abrirse paso, un día tras otro, ésa es su labor y no necesita otra. Golpe, paso, golpe, paso, ni una palabra que corte el ritmo. Cantar, en todo caso.

Si Denkyira está cerca, es probable que cante alguno de los nuevos himnos religiosos que ha aprendido. Ellos dos son los únicos macheteros cristianos allí, y a los demás no les gusta oír las canciones de la iglesia. Dicen que los antepasados pueden enfadarse y permitir que el filo resbale sobre una pierna. Osei sabe que el Señor está con él y le protege, y no tiene miedo. Canta en voz alta cuando está solo, y en voz baja cuando su compañero no es Denkyira para no molestar a nadie.

Canta y reza. Mucho. Nunca parece ser suficiente.

Antes era más fácil. En los primeros días, cuando los evangelizadores se reunían con ellos en el pueblo y repartían sandwiches de pollo y Coca-Cola mientras hablaban la Palabra de Dios, todo era más sencillo. "Jesús te ama", le decía el negro de ciudad que caminaba como un blanco. "El espíritu de mi bisabuelo me ama desde hace mucho más tiempo, y el del bisabuelo de mi bisabuelo. Ellos cuidan de la cosecha y de la fiebre. No digo que Jesús no sea bueno, pero no lo necesito".

El misionero se encogía de hombros y le sonreía con dulzura, y continuaba diciendo hermosas palabras como perdón, amor, amistad y oración. El pollo estaba bueno.

Y entonces el crío pequeño enfermó y él perdió el campo de ñame de ese año y todo se puso muy mal. Los antepasados se habían vuelto sordos, y el negro-blanco seguía hablando de Jesús y de su amor y de su misericordia infinita. Jesús no se enfadaba si olvidabas verter una cucharada de tu comida en el fuego, ni quemaba tu cosecha si tus hijos no le veneraban. Jesús vino para salvarnos. También a Osei.

Así que se hizo bautizar, y los cristianos del pueblo le hicieron una gran fiesta y todo fue alegría. Y el hospital de la Misión trajo por fin más medicinas y el crío mejoró, y encontró su nuevo trabajo en la explotación forestal. Un buen trabajo, con un capataz español que no sabe ni decir "mierda" en un Akan correcto, pero que llega cada día con una sonrisa al tajo, como si nunca hubiera estado en un sitio mejor.

Y al principio, tener contento a Jesús era fácil. Pero luego ya no. Jesús nunca está contento del todo.

A veces, la hoja parroquial de la misión trae artículos que explican todas las cosas que molestan a Jesús, y él nunca más ha podido ir con una prostituta, y no es que fuera a menudo pero... A Jesús tampoco le gusta que bebas alcohol en las fiestas, o que fumes hierba. Sobre todo, el predicador no deja de recordarles en el sermón del domingo cómo "Jesús había sufrido mientras esperaba que ellos abandonaran a sus falsos ídolos". Tal vez es esa la deuda que Osei no podrá nunca satisfacer del todo.

Osei ya no sabe qué hacer. Su esposa, que se convirtió con él y que le ve triste, le ha preguntado al pastor si Osei es un mal cristiano. "Nada de eso, es de los mejores de la parroquia. estamos encantados con él, es un buen hombre y hace mucho por esta comunidad".

¿Entonces- piensa Osei -por qué siempre oigo decir que Jesús está triste ?





viernes, junio 25, 2004
 
La rueda del despropósito-calor
Calle Gascas, esquina con Tintes, Cuenca.

Unos dedos largos y esbeltos bucean en el tazón. Once gotas de agua reverberan en su regreso a la superficie libre, jugando con la luz de la tarde en una danza de reflejos que resbalan por la piel de la cereza.

Parte del agua se derrama sobre la mesa de madera y crea un espejo improvisado en el que Andrea ve reflejada la cadenita de oro que siempre lleva en la muñeca derecha. Una motocicleta rompe el silencio de esa siesta perpetua en que se ha convertido el mes de agosto, quién será el audaz caballero que se atreve a cabalgar en esta tarde de sol de plomo fundido y cansancio. Debe de estar loco. Un poco, al menos.

La superficie de la cereza se rasga en los dientes de Andrea y el zumo caliente se desliza por su lengua primero, luego en su garganta se deshace en nada como todo lo demás. Cerezas. Le gustan a pesar de todo.

Porque se comen despacio, de una en una. No hay que pelarlas. No manchan los dedos, sólo los mojan. No ofenden el sentido de la proporción como las sandías o los melones, hortalizas venidas a más por el escaso coste de un poco de dulzor. No engañan prometiendo fuegos artificiales en el paladar como los bellos e insípidos melocotones de ayer. Y el acto de meter los dedos en el tazón refresca el alma de Andrea, suaviza el dolor de las quemaduras de esta canícula asfixiante y estas lágrimas calientes que se quedan dentro .

Y, si escapan, nadie pensará que son otra cosa que un poco de agua derramada sobre la mesa, improvisado espejo que refleja oro y cadenas.




Powered by Blogger